17/07/2017 David Garcia Valls

En cualquier cambio, al final solo quedas tú

No sé muy bien cómo empezar. No quisiera hacerme pesado en estas fechas, en las que tantas personas están en la cuenta atrás hacia las vacaciones, tan esperadas, tan deseadas. La oportunidad para huir de todo de una vez, para algunas. Para otras, la época de reflexión que tanto tiempo llevan imaginando cómo aprovecharán, para poder cambiar sus vidas, este nuevo curso sí, definitivamente, ahora en serio, seguro… Y no sé cuál será tu caso, pero estará bien sea cual sea. Después te diré por qué.

Esa manida, y certera, metáfora de la montaña rusa

No era exactamente así como quería empezar, pero servirá. ¿Has pasado por un cambio en tu vida? Quiero decir, uno de esos cambios en los que los que te son cercanos dicen “¡ualaaaaa…!” y tú apenas puedes decir “uffff…” porque tienes toda la energía concentrada en pensar cómo vas a salir de esa, y en respirar. Eso siempre que no hayas entrado en pánico y todavía puedas pensar, al menos en algunos momentos, cortos e infrecuentes, en los ratos en los que, inexplicablemente y por suerte, te olvidas de que tu vida se ha convertido en una montaña rusa en la que no recuerdas si has llegado a bajar la barra de seguridad.

Todos los cambios son iguales, pero si parece una locura, tanto mejor

Si lo has vivido, o lo estás viviendo, seguro que sabes de qué hablo. No es necesario que sean hechos dramáticos de tu ciclo vital, como el fin de tu relación de pareja de toda la vida o decidir ser madre, o uno radical como un cambio de carrera profesional o decidir montar tu empresa. Pero es cierto que, si son de ese estilo, ayuda a que se den las circunstancias necesarias para lo que viene después.

La belleza habla con voz suave; se cuela solo en las almas más plenamente despiertas

– FRIEDRICH NIETSZCHE

Es un gran error: te lo dijeron, te lo dijiste… y te lo repites cada día

Y aquí estás tú, que no sabes de dónde te vienen las collejas, que se te juntan los días y las noches, y que oscilas a partes iguales entre decirte que todo saldrá bien y que la has cagado… bueno, no es del todo cierto, la tendencia suele ser a decirte que la has cagado y bien cagada, que no vas a salir de esta de ninguna manera, que te has vuelto loco y que te la pegarás bien pegada y no levantarás cabeza, y que te estará bien empleado por haberte atrevido a intentarlo, que ya te lo decían. Y seguramente es cierto. En estos momentos de cambio, cruciales, al menos para nosotros, siempre tenemos las almas caritativas que nos quieren bien y ya nos lo decían, todo eso: que te equivocas, que tampoco hay que llegar a estos extremos, que no hay para tanto, que lo pienses bien, que no estás tan mal, que no estáis tan mal, que tu trabajo está muy bien, que hay mucha competencia, que tal como están las cosas, que a tu edad, que eso nunca te ha gustado, que si te equivocas qué, que te quedarás solo, que no serás capaz… ¿se te ocurre alguna otra? Seguro que sí.

Se alejan de ti porque ya no saben quién eres…

Eso suele ser antes. Si finalmente te decides a dar el paso, hay de todo. Sería injusto olvidarme de las personas que te quieren de manera (casi) incondicional, y que tras preguntarte “¿ya sabes que esto puede terminar mal?” y, a tu afirmación, repiten con “¿aun así lo quieres hacer?”, y lo tienes arreglado con tus dos “sí” y su “entonces, adelante”. En general, sin embargo, hay como una melodía de fondo que suena a poner distancia… muuuuuucha distancia. Las personas se alejan de alguien que, salta a la vista, no está bien de la cabeza, se le ha ido la olla, desvaría. Quizá por el miedo a la poco probable posibilidad de contagiarse, quizás por el miedo a que tu cambio les ponga de manifiesto su vida, les remueva temas que no quieren remover, les duela el cuello de tanto mirar hacia otro lado. Y quizás por el miedo a estar con alguien que ya no saben quién es, que ha cambiado de identidad.

…¿y tú? ¿Sabes tú quién eres?

Y es exactamente un cambio de identidad para ti, ya lo sabes. De hecho, es un cambio para volver hacia quien eres tú, o para acercarte, aunque al principio no te la creas. Porque, al final, solo quedas tú. Te apoyen más o menos en tu decisión, te recojan mejor o peor cuando te la hayas pegado, te ronden más o menos cuando salgas adelante. Tanto si aprovechas las vacaciones para huir como para reflexionar, está bien. Tanto si decides seguir luchando por lo que quieres como si decides tirar la toalla, está bien. Tanto si estás dispuesto a darte otra oportunidad como si decides que te has cansado, está bien. Porque al final solo quedas tú. Más allá del ruido de las circunstancias, del griterío de los demás, siempre quedas tú, y siempre ha sido así. El problema es que a veces no recuerdas dónde estás.

David Garcia

Imagen: Allef Vinicius

También te pueden interesar:

coaching individual terapia personal

MI VIDA CONMIGO

terapia pareja problemas rupturas

YO, DE NUEVO

coaching sistémico coaching ejecutivo

PARA QUÉ SIRVE MI TRABAJO

  1. artículos
  2. En cualquier cambio, al final solo quedas tú

Supera tu ruptura de pareja

Descarga el mini ebook con recursos que te ayudarán a dejar atrás el dolor y empezar a ser otra vez tú

¡Muy bien! En breve recibirás un email para confirmar que has sido tú quien nos ha pedido la información y descargarte el ebook

Estás más cerca de superar tu ruptura de pareja

Déjanos tus datos y nos ponemos en contacto contigo para proponerte una sesión informativa gratuita, presencial o por skype. Mientras tanto, descarga el mini ebook con recursos que te ayudarán a dejar atrás el dolor y empezar a ser otra vez tú.

¡Muy bien! En breve recibirás un email para confirmar que has sido tú quien nos ha pedido la información y descargarte el ebook. Es importante que lo confirmes o ¡no podremos contactarte!

Supera tu ruptura de pareja: ebook gratuito

Para que puedas empezar a superar tu ruptura de pareja, descarga el mini ebook con recursos que te ayudarán a dejar atrás el dolor y empezar a ser otra vez tú. Y si quieres más información sobre el programa, no tienes más que pedírnosla y podemos hacer una breve sesión informativa gratuita, donde resolveremos todas tus dudas.

¡Muy bien! En breve recibirás un email para confirmar que has sido tú quien nos ha pedido la información y descargarte el ebook. Es importante que lo confirmes o ¡no podremos contactarte!