16/09/2014 David Garcia Valls

yo vengo a hablar de mi libro

A veces, nos es muy fácil quedarnos enganchados en las anécdotas: suelen ser bastante curiosas, o extrañas o divertidas y, a la vez, bastante triviales, como para que nadie intente trascender los límites del escenario en que acontecen. Esta autocontención no quita, sin embargo, fuerza a este fenómeno de la cotidianidad humana, hasta el punto de que algunas anécdotas han traspasado los límites generacionales, para transformarse en un poderoso meme que se ha tomado repetidamente como referencia cultural y ejemplificadora.

Uno de estos casos es la intervención del escritor Francisco Umbral (a pesar de que también lo han tratado de intelectual y de gacetista, con finalidades dispares) en el programa de la periodista (que también ha recibido otros calificativos por su trabajo) Mercedes Milá, “Queremos saber”, en 1993. Más allá de los detalles de cómo fue la anécdota, categoría para la cual cumple sobradamente todas las características deseables, las consecuencias fueron, principalmente, que Umbral se convirtió en el hazmerreír de la sociedad española del momento. Mucha gente que no sabría nunca de su existencia leyendo sus libros o sus columnas de opinión, de las más influyentes durante las primeras décadas de la transición, lo conocería a partir de aquel momento por “el de yo vengo a hablar de mi libro”.

Por una cuestión de edad, yo soy de las personas que lo vivieron en directo, y recuerdo que al día siguiente todo el mundo hablaba de lo mismo. Y también recuerdo que la mayoría de nosotros nos quedamos en el exabrupto, la carcajada, el desdén por la ridiculez y violencia de la situación, la vergüenza ajena y, en cierto modo, un aire de superioridad: si ser intelectual era aquello, mejor ser “normales”. En los medios, se habló de “violento incidente”, “situación tensa”, “un hombre complicado, un hombre con muchas aristas”, “anécdota graciosa” e incluso se apeló a clásicos de la cinematografía como King Kong.

“Crees que tu dolor y tu corazón roto no tienen precedente en la historia del mundo, y entonces lees. Fueron los libros los que me enseñaron que las cosas que más me atormentaban eran precisamente las que me conectaban con todas las personas que estaban vivas, o que habían estado vivas alguna vez.”

― JAMES BALDWIN

Siempre me ha costado reírme de los otros en situaciones como esta. Y no me refiero a no ser capaz de hacerlo abiertamente ante los demás, por pudor, pero después “rajar” a puerta cerrada, o sin verbalizarlo. Debe de ser que, en el fondo, no puedo dejar de sentir compasión por la persona. Lo digo sin ningún tipo de presuntuosidad, bien al contrario, lo digo consciente de que, en un momento u otro de nuestra vida, todos podemos llegar a ser capaces de dar al mundo una muestra frondosa, coloreada y extrema de nuestra humanidad. Intentando entender al otro, supongo, debo de querer compensar karma por adelantado, y evitarme consecuencias desastrosas en exceso cuando me toque a mí mostrarme en todo mi esplendor.

A entender, a conocer su mundo interior con más detalle, me ayudó uno de los libros de Umbral, muchos y muchos años más tarde, cuando yo ya era padre: “Mortal y Rosa“. Lo había escrito en 1975, dieciocho años antes del “meme” en cuestión, al poco de la muerte de su hijo de cinco años: “La risa de mi hijo. He perdido la risa de mi hijo”. No pude mirar nunca más el exabrupto con los mismos ojos, por más que tampoco lo justificaba. “Soy el único cadáver que ha escrito un libro en la historia de todos los tiempos”. La actuación no fue tan desmesurada, teniendo en cuenta que estaba muerto.

Y, a todo esto, yo quería hablar de empatía. Y de pareja. Y de si conocer al otro con todo, con sus claros, con sus oscuridades y vergüenzas, nos ayuda a salir de las razones para abrazarlo como es, a aceptarlo sin pretender excusarlo, a ejercer una mirada compasiva. Pero ya casi que lo dejamos para la próxima.

David Garcia

imagen: Pierre Phaneuf

Tagged: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. artículos
  2. yo vengo a hablar de mi libro

Supera tu ruptura de pareja

Descarga el mini ebook con recursos que te ayudarán a dejar atrás el dolor y empezar a ser otra vez tú

¡Muy bien! En breve recibirás un email para confirmar que has sido tú quien nos ha pedido la información y descargarte el ebook

Estás más cerca de superar tu ruptura de pareja

Déjanos tus datos y nos ponemos en contacto contigo para proponerte una sesión informativa gratuita, presencial o por skype. Mientras tanto, descarga el mini ebook con recursos que te ayudarán a dejar atrás el dolor y empezar a ser otra vez tú.

¡Muy bien! En breve recibirás un email para confirmar que has sido tú quien nos ha pedido la información y descargarte el ebook. Es importante que lo confirmes o ¡no podremos contactarte!

Supera tu ruptura de pareja: ebook gratuito

Para que puedas empezar a superar tu ruptura de pareja, descarga el mini ebook con recursos que te ayudarán a dejar atrás el dolor y empezar a ser otra vez tú. Y si quieres más información sobre el programa, no tienes más que pedírnosla y podemos hacer una breve sesión informativa gratuita, donde resolveremos todas tus dudas.

¡Muy bien! En breve recibirás un email para confirmar que has sido tú quien nos ha pedido la información y descargarte el ebook. Es importante que lo confirmes o ¡no podremos contactarte!